Líneas de tendencia: como usar las Trendline

La línea de tendencia, también conocida por la expresión inglesa trendline, expresa uno de los conceptos fundamentales del análisis técnico, que tiene como objetivo final identificar y estudiar la tendencia de una cotización en el mercado a lo largo del tiempo.

Líneas de tendencia

El estudio de la línea de tendencia, que es la tendencia que distingue la tendencia de los precios, sirve para indicar algunos conceptos fundamentales a nivel de operaciones en los mercados cotizados. Los principales objetivos relacionados con las líneas de tendencia se pueden resumir en tres puntos:

– Identificación de un movimiento en Uptrend, con el mercado en fase alcista

– Identificación de un movimiento en tendencia bajista, con el mercado en una fase bajista.

– Fases de mercado caracterizadas por la falta de tendencias.

Entender lo que expresa una línea de tendencia es fundamental para mejorar la lectura de la dirección y la tendencia del movimiento en curso, abriendo posiciones en consecuencia. En este sentido, es necesario poder trazar con precisión las líneas de tendencia que sean lo más representativas posible de la fase de mercado.

Cómo dibujar una línea de tendencia

El supuesto a partir del cual se mueve el análisis de las líneas de tendencia (y del análisis técnico en general) es que los precios se mueven de acuerdo con una determinada tendencia trazable. El trazado de una línea de tendencia no implica en sí mismo complicaciones particulares, componiendo esta última de una sola línea recta que une y toca mínimos o máximos de cotización. Si para trazar una línea de tendencia dos puntos son suficientes, en el caso de que un tercer movimiento caiga en la misma línea, este último viene sin embargo tomado como pico a la confirmación de la validez.

Cuanto más se confirme una línea del rumbo en acción, más esta misma se convertirá en punto de referencia en términos de apoyo o resistencia, que irá a debilitarse sólo a la ruptura para disminuir o subir de cierres sucesivos.

Para leer una línea de tendencia, además, es relevante mirar la pendiente de esta última: cuanto más empinada sea la línea de tendencia, mayores serán las posibilidades de rotura de la misma. En fase de consolidación lateral, viceversa, la línea de tendencia se mostrará en posición tendencialmente horizontal y, por tanto, más estable como nivel de referencia.