Indicadores de análisis técnico: Que son

La disciplina del análisis técnico consiste en herramientas, llamadas indicadores técnicos, que normalmente se basan en cálculos y modelos estadísticos, que se utilizan para interpretar el rendimiento de un mercado cotizado.

Indicadores de análisis técnico

Dentro de la familia de indicadores técnicos existen categorías específicas de instrumentos, cada uno de los cuales se adapta mejor al mercado de referencia específico. Entre ellos, una división fundamental la constituyen los indicadores principales y los indicadores rezagados. Mientras que el primero de los dos términos pretende ser un medio de previsión estadística de la evolución futura de los precios (basado en la encuesta y el estudio de los precios anteriores), el segundo centra la atención en la señal lanzada por la tendencia del mercado que acaba de comenzar.

La categoría principal incluye indicadores como: Oscilador estocástico y RSI (Relative Strenght Indicator).

Los siguientes indicadores pertenecen al grupo de retardo: Media móvil simple y exponencial, MACD, Supertrend, ADX. y Sar parabólico.

Diferencias entre indicadores y osciladores

A este respecto, también es necesario hacer una aclaración, a saber, la inherente a la diferencia entre el término más común de indicador y el de oscilador. Con el término indicador nos referimos a un instrumento que no tiene un rango de movimiento predefinido y que tiende a fluctuar entre líneas de equilibrio (normalmente a nivel de cero o cien).

En caso contrario, el oscilador es un instrumento que asume valores incluidos dentro de un rango definido, cuyo cálculo presupone una normalización que termina a su vez por determinar los niveles de máximo y mínimo alcanzables. Esto obliga al oscilador a permanecer dentro de un rango de valores prefijados, donde los umbrales máximo y mínimo suelen coincidir con áreas de sobrecompra y sobreventa (y por lo tanto, con señales de venta y compra).

Las herramientas del análisis técnico

Para moverse dentro del análisis técnico es necesario conocer con exactitud las herramientas que operan en él y las diferencias entre ellas en términos de características y eficacia con respecto a la aplicabilidad en el mercado. El uso de indicadores, de hecho, puede ser confundido si se usan incorrectamente o si se colocan en un contexto equivocado. Entre los principales errores se encuentran la sobreinterpretación del mercado, la falsa señal de una tendencia y, sobre todo, la inconsistencia de un exceso de indicadores aplicados a la misma cotización.

De la misma manera, cuando una señal procedente de un indicador viene confirmada por la señal de otro indicador de diferente categoría o de un oscilador, éste será más fiable y más fiable.

Tipos de indicadores (y osciladores)

Entre los principales indicadores de análisis técnico disponibles en el mercado, es posible identificar cuatro categorías diferentes:

  • Indicadores de tendencia
  • Indicadores en ausencia de tendencias
  • Indicadores de volumen
  • Indicadores de volatilidad

También hay una quinta categoría, que se llama Indicadores de Ciclo. A diferencia de otros indicadores, este último sigue su propia disciplina y es objeto de estudio para una determinada escuela de pensamiento sobre el comercio: la de la ciclicidad de los acontecimientos.

Considerando que el mercado se mueve según un patrón repetido en el tiempo, el objetivo del análisis cíclico es explotar la “previsibilidad” de un mercado que está marcado por movimientos recurrentes. Por lo tanto, los Indicadores de Ciclo parten de la idea de que los precios de cotización están dominados por movimientos repetidos a lo largo del tiempo (y, por lo tanto, legibles en forma de patrones).

Sobre este supuesto, se han desarrollado varias teorías de mercado, dirigidas a encontrar como fuerza reguladora un cierto patrón que se repite en sucesión. De estas teorías, la más famosa lleva el nombre de su creador: Elliott’s Waves.

Cuatro tipos de indicadores por categoría

Comenzando por la primera categoría, los indicadores de tendencias, como su nombre indica, ayudan a identificar una tendencia y acompañan al comerciante en la búsqueda de la tendencia dominante. Constituyen esta sección herramientas técnicas como el indicador Parabolic SAR, el MACD y todo tipo de Medios en Movimiento. Además de éstas, existen varias herramientas, también destinadas a interpretar el movimiento en curso, como ADL, ADX y DMI.

La segunda categoría tocada es la que va bajo el nombre de Indicadores en Ausencia de Tendencia, o más bien, osciladores, que consiste en osciladores utilizados para evaluar la ocurrencia de situaciones de sobrecompra o sobreventa. Estos últimos, utilizados en concomitancia con indicadores de diferente origen, pueden ayudar a comprender cuándo y si hay en acción el inicio de una nueva tendencia. Este tipo de instrumento técnico incluye el RSI (Relative Strenght Indicator), el oscilador estocástico y el CCI (Commodity Channel Index).

Tales indicadores, a menudo vienen definidos generalmente como Indicadores de Momentum, aunque tal definición no es acorde con el uso específico: con Momentum, de hecho, todos aquellos instrumentos aplicados en un período específico de tiempo están indicados que, al segundo del período considerado (por ejemplo un diagrama diario o de uno a 30 minutos), pueden resultar más o menos útiles. De hecho, es posible que un indicador aplicado en un marco temporal superior no dé indicaciones específicas (y resalta una tendencia lateral), mientras que el mismo aplicado en la misma cita en un arco temporal más restringido es significativo de una tendencia en acción.

La tercera tipología está representada por los Indicadores de Volumen que, como se sugiere por el mismo nombre, se utilizan para entender la dinámica de la cita a través del estudio de los volúmenes (y la fuerza que, por tanto, distingue al movimiento). Estos, considerados en términos de operaciones registradas en un período de tiempo determinado, se refieren a la relación entre el volumen negociado y el movimiento de precios registrado: una variación respaldada por una masa sustancial tiene mayor validez en términos de señal lanzada. Este tipo de instrumentos técnicos incluye indicadores como el Índice de Flujo de Dinero, el OBV, el Índice de Fuerza, el Flujo de Dinero de Chaikin y la Facilidad de Movimiento.

La cuarta categoría de indicadores es la denominada Indicadores de Volatilidad, que a menudo encuentran aplicación no tanto para explicar la dinámica de la tendencia en acción, sino para definir dos márgenes, el superior y el inferior, dentro de los cuales es sensato pensar que la cita puede moverse. Estos instrumentos, también llamados indicadores de rango, se consideran fundamentales para jugar anticipadamente frente a un posible aumento de la volatilidad donde, un crecimiento de ésta, puede lanzar la señal de conveniencia para una entrada o salida inmediata de la cotización. Entre los indicadores de volatilidad más comunes se encuentran las bandas de Bollinger y el ATR (Average True Range).