Doble máximo y doble mínimo: Pattern muy importante

El doble máximo y el doble mínimo, en el análisis técnico, caen en esa categoría de cifras definidas como figuras de inversión, que acompañan y a menudo determinan la fase final de una tendencia.

Doble máximo y doble mínimo

La figura del doble máximo (así como la del doble mínimo, revocado en comparación con el anterior) se compone de dos máximos sucesivos, uno al otro, generados por una tendencia inicialmente alcista.

Una vez que la cita llega al primer pico alcista (que actúa desde la resistencia), cambia rápidamente de dirección, pero sólo por una corta coyuntura de tiempo; ésta estará de hecho interesada desde una nueva subida, que la llevará a ritestare el área del máximo tocado previamente, sin poder superarla. Tal movimiento determina un descenso de la tendencia, que traerá a violar y superar para disminuir el mínimo comprendido entre los dos máximos previamente formados, retomando en sentido opuesto respecto al inicial.

De referencia, el doble mínimo se realiza en continuación a un movimiento bajista de los precios, el cual pasará a probar el doble del umbral del mínimo, tendiente, al movimiento ocurrido, para recomenzar en sentido alcista (con un umbral de soporte estático en proximidad de los dos mínimos creados).

Para crear un doble máximo (o doble mínimo), es necesario seguir cinco pasos:

  • un primer máximo
  • un mínimo relativo
  • un segundo máximo (en la zona tocada por el primer máximo)
  • un breakout
  • un pullback trazado (que precede al último movimiento y conduce al área objetivo final).

Como resulta relevante la línea que conecta los dos máximos sucesivos (resistencia de período), igualmente importante es la línea recta conducida desde el punto de mínimo relativo al de retroceso, nivel a partir del cual es posible identificar el área de stop loss.

Analizando los volúmenes que caracterizan el desarrollo de la figura, el caudal de éstos disminuye: el pico más consistente se alcanza en el momento del primer máximo, seguido de un retroceso y un máximo posterior con volúmenes muy inferiores a los iniciales. Desde el momento de la ruptura, los volúmenes vuelven a crecer.

A nivel operativo, lo tendremos:

  • Entrada: en la ruptura del swing mínimo entre los dos máximos;
  • Stop loss: por encima de la oscilación mínima en el doble máximo (o por debajo de la oscilación máxima en el doble mínimo);
  • Objetivo: dado por la proyección del swing desde el punto de salida de los precios.

Hay que tener en cuenta que, aunque es habitual generalizar utilizando la expresión breakout en cualquier momento de ruptura, más precisamente en el caso del doble máximo, es más correcto utilizar el término break-in, para representar un mercado en proceso de reabsorción de pérdidas.

La dinámica de los volúmenes

Existe una diferencia sustancial entre los volúmenes detectados en el caso del doble máximo y el doble mínimo:

– en el primer caso: los volúmenes suben cerca del primer pico, bajan hasta el primer mínimo relativo, suben hasta los niveles del primer máximo, bajan de nuevo hasta la ruptura y, desde allí, suben inmediatamente.

– en el segundo caso: cerca del segundo fondo los volúmenes son casi inexistentes, un factor que tiende a hacer que las líneas sean menos quebradas y más redondas.

El tiempo entre dos mínimos tiende a ser más largo que el tiempo entre dos máximos. También se ha encontrado que, en el mercado, cuanto mayor sea el tiempo de construcción de una cifra de Max-min doble, mayor será la fuerza con la que el movimiento bajista o alcista procede.

Tal situación en la doctrina viene a menudo definida con la regla empírica (no siempre aplicable): según ésta, el porcentaje de variación del movimiento que sigue al doble pico (es. 5%) corresponde al número de días intercurrentes entre los dos picos (es. 5 días) y ocurre en un tiempo igual a aproximadamente dos veces el registrado (es. 10 días).

Uso práctico y efectos

Aunque es fácil de entender en comparación con otras cifras técnicas, el doble máximo, así como el doble mínimo, por dos razones fundamentales no proporcionan una señal totalmente fiable y clara: en primer lugar, no siempre es posible identificar con certeza la realización de la cifra (que a menudo se detecta sólo cuando el movimiento ya está completado); en segundo lugar, porque, en condiciones de mercado muy volátiles, es difícil detectar el punto de fuga.

La confirmación de un doble máximo (por el contrario, para el doble mínimo) se produce en el momento del desglose del mínimo intermedio. Tal último punto (de mínimo o máximo intermedio) es dicho punto de giro, es decir, un punto precedido y seguido de una serie de precios (o velas de precio) primero aumentando, luego disminuyendo (y viceversa).

La explicación psicológica

También es interesante comprender el movimiento psicológico que se origina a partir de una figura de doble máximo (y doble mínimo). Para explicarlo con el ejemplo, hipótesis de entrar en posición larga en el nivel marcado por el punto 1 y tener expectativas crecientes. Llegado al punto de primer máximo y comenzado la tendencia descendente, la expectativa cambia, pasando de un objetivo de ganancia, a un objetivo de no pérdida. Desde este punto de vista, la posición se mantiene incluso cuando se supera el punto 2, hasta que rebota y vuelve al punto 3. En tal caso el inversor, después de haber corrido el riesgo anterior, cambia sus expectativas, liquidando la posición y poniéndose en cortocircuito. Esta acción hace que el mercado pierda impulso, volviendo a bajar poco después. A diferencia del primer rebote, el miedo ligado al riesgo de pérdida lleva a no dar más confianza al activo, que perderá más que el nivel del swing mínimo entre los dos máximos.

Sin embargo, si el mercado recuperara la confianza a muy corto plazo, la posibilidad de una entrada en el mercado rentable se convertiría en una realidad.

En general, en el análisis técnico, los ingresos desglosados se consideran ingresos rudimentarios; los ingresos reales que hay que tener en cuenta son los ingresos por retirada.

En el caso de que, después de un Max-min doble, se niegue la cifra, la cotización tenderá a reiniciarse en la misma dirección original, con una fuerza superior a la inicial. En otras palabras: cuando el mercado rechaza la cifra, la implicación determina un movimiento más consistente y opuesto.

La formación de patrones dentro de la figura también puede dar lugar a trampas tanto alcistas como bajistas; las primeras se denominan trampas para toros, y las segundas trampas para osos. Estas últimas dinámicas se realizan en conjunción con segundos máximos (o mínimos) que superan el nivel del primer pico tocado y que pueden empujar a interpretar tal tendencia como una negación de la figura original y una continuación del movimiento alcista (bajista en el segundo caso).

Triple máximo – triple mínimo

Adjunto a la doctrina del doble máximo-doble mínimo está el concepto de triple máximo-doble mínimo.

En esta última circunstancia, los picos máximos tocados y colocados en el mismo rango de precios son tres en lugar de dos. Del mismo modo de cuanto ya expresado en precedencia, el mejor punto para entrar en la tendencia es aquel en el que la cita viola el punto de ruptura del mínimo intermedio comprendido entre dos puntos de máximo (cuya posición correspondiente sería la de venta).