Análisis fundamental: Que es y Como hacerla

Paralelamente al análisis técnico que pretende investigar las razones que mueven una cotización en el mercado en términos de números y gráficos, el análisis fundamental parte de eventos externos, para luego llegar al gráfico sólo después, contextualizando este último en una visión global.

Análisis fundamental

El análisis fundamental se ocupa de estudiar la tendencia de una tendencia desde un punto de vista económico más general, teniendo como espectro de análisis un campo de elementos mucho más amplio, que abarca todo el sistema financiero. En este sentido, por lo tanto, mientras que el análisis técnico se ocupa del estudio de los aspectos cuantitativos, el análisis fundamental se centra en los principios cualitativos.

La disciplina fundamental se basa en la convicción de que cualquier activo cotizado en el mercado tiene un valor de mercado diferente de su valor intrínseco y que el precio de cotización tiende, a largo plazo, a aproximarse a dicho valor intrínseco, o real.

Objetivos del análisis fundamental

El objetivo del análisis fundamental es comprender qué factores influyen en la evolución de los precios y en qué medida son decisivos: entre los temas analizados se encuentran tanto los aspectos del balance y del balance relacionados con el estado real de salud de las empresas, como la dinámica macro y microeconómica, relacionada con el estado de salud financiera capilar.

La definición de indicadores macroeconómicos incluye todas aquellas áreas específicas de la actividad económica de un país (como la industria, el comercio y el empleo) que suelen publicarse mensualmente (por parte del gobierno y de instituciones del sector privado) y que proporcionan una imagen económica general.

Por lo tanto, el analista fundamental comenzará con el análisis:

– el contexto económico de referencia

– el sector en cuestión (en comparación también con otros sectores)

– datos específicos relativos al sujeto investigado

Ventajas y desventajas del análisis fundamental

Si, como su propio nombre indica, el análisis fundamental es un punto central para entender los “fundamentos” que se encuentran en la base de una actividad, esta disciplina tiene aspectos tanto favorables como contrarios.

Entre las principales ventajas del análisis fundamental se encuentran:

– búsqueda de valor real

– determinación del valor intrínseco

– examinar las condiciones macroeconómicas y microeconómicas (y las oportunidades que de ellas se derivan)

– un análisis a largo plazo más claro

Entre los aspectos negativos hay uno que prevalece sobre todos, a saber, la inmensidad y la complejidad de ciertos indicadores. Estos indicadores, además de ser innumerables y a menudo similares, pueden llevar al inversor a confundir aún más las ideas, enfrentándose a una serie de números sin la suficiente experiencia para comprender cuáles de ellos son más relevantes y cuáles son más influyentes a nivel de mercado.

Entre los principales factores investigados por el análisis fundamental se encuentran:

  • anuncio de los tipos de interés
  • tendencia del PIB
  • la inflación, el IPC (índice de precios al consumo) y los indicadores de gasto
  • la tasa de empleo (y, sobre todo, la tasa de desempleo)
  • presupuesto público (balanza de pagos, superávit/déficit y deuda)
  • política monetaria
  • política fiscal

Entre los principales actores que desempeñan un papel activo en términos de impacto sobre el análisis fundamental, se encuentran los Bancos Centrales, que regulan tanto las políticas económicas monetarias de un país como los flujos de inversión de entrada y salida. Dado que las economías se basan en el sistema monetario local, las mismas monedas se encuentran entre las primeras en verse afectadas por las variaciones políticas implementadas (especialmente con respecto a las medidas de política monetaria), que a su vez determinan los cambios en términos de la economía real.

Estos cambios también tienen un fuerte impacto en el presupuesto del Estado, que, a través de la balanza de pagos, supervisa las relaciones comerciales con y desde el extranjero.

Los dos términos más representativos en el análisis fundamental son PIB e inflación. Si bien el Producto Interior Bruto es de hecho un claro indicador de la productividad y la empresa de un país, la inflación está directamente relacionada con el concepto de poder adquisitivo, que a su vez influye en la propensión de los consumidores (y ahorradores) a actuar en el mercado real.

Por último, en cuanto a la tasa de empleo, cuanto menor sea el porcentaje de desempleados en el país, mejor será la señal que se enviará a las economías mundiales de un vigoroso estado de salud nacional, cuyo análisis deberá ir acompañado de un estudio en profundidad de la evolución de los salarios medios.